Cuentos de bichos
promociones
Idoneos.com

Cuentos de bichos

Divertidas historias con bichos para disfrutar.

El Zorro y el Ñandú se van de vacaciones

El zorro se peinó su larga cola y fue a visitar a su amigo el ñandú. El ñandú estaba probándose sombreros a orillas de la laguna mientras se miraba reflejado en el agua. El zorro extrañado le preguntó:- ¿Qué estás haciendo?- -Me estoy preparando para irme de vacaciones! -Y adonde? -No sé! Quiero viajar! Cambiar de aire! Conocer el mar! Ahí está! Me voy al mar! Querés venir? -No sé. Qué es el Mar? -Sos un bruto! No tenés mundo! El mar! El océano! Donde hay tanta agua que podés ver el infinito. Playas de arena. Mucho sol! Todo el mundo se va al mar. -Dale! Te acompaño!

Los dos amigos caminaron por el campo hasta llegar a una ruta muy transitada. -¿Ves? le dijo el ñandú! Todos se van de vacaciones!_ - ¿Y vos sabes para donde queda el mar?_ Preguntó el zorró. -Para allá- Dijo el ñandú señalando un cartel que decía Mar del Plata 250 km

El zorro se trepó sobre el ñandú y comenzó a hacer dedo para que alguien los levantara.

Después de mucho esperar paró una camioneta cargada de pollos. El conductor les preguntó si iban a Mar del plata y contestaron que sí. Cuando estaban a punto de subirse le preguntó al ñandú.- ¿Ese es un zorro? -No!- Dijo el ñandú -Es mi perrito. Se llama Chucho-. Parece un zorro… -No! Es un perro! Miré como ladra-. Y dirigiéndose al zorro le dijo:- Mostrále al señor como ladrás- El zorro dijo:- Guau! Guau!- -Está bien. Entonces suban que los llevo-. Contestó confiado el conductor.

Se acomodaron entre las gallinas que comenzaron a cacarear al reconocer la presencia de su mayor enemigo. Al zorro se le hacía agua la boca ante tantos manjares Pero el ñandú le advirtió._-Si no querés ir caminando vas a tener que hacer un esfuerzo y portarte bien-. El zorro le contestó:- Guau! Guau!-

Con el traqueteo de la camioneta, finalmente el ñandú se quedó dormido. El zorro pensó: Habiendo tantas gallinas si falta una no se van a dar cuenta. Era el momento justo para deleitarse con su plato favorito: gallina fresca. Eligió la más gordita y se la comió. Estaba tan deliciosa que decidió comerse otra y otra y otra.

Las gallinas alarmadas comenzaron a cacarear cada vez más fuerte hasta que el conductor frenó la camioneta y vio que le quedaban la mitad de las gallinas. Entonces los arrojó a la ruta mientras les gritaba:- Ladrones ¡asesinos! ¡Me han comido las gallinas!- El ñandú se largó a la carrera con el zorro trepado sobre sus plumas. Y el conductor los perseguía corriendo mientras les arrojaba con cuanta piedra encontraba pero el ñandú era muy rápido y pronto desaparecieron de su vista. -Por tu culpa ahora vamos a tener que llegar caminado-. Dijo el ñandú -No pude resistir la tentación-. Dijo el zorro. Detrás de un árbol vieron a un hombre que dormía roncando profundamente y junto a el había una bicicleta. Decidieron seguir su viaje pedaleando. El problema era que el si el zorro se sentaba llegaba al manubrio pero no podía pedalear. Y el ñandú si pedaleaba no podía tomar el volante. Entonces, el zorro tomó el volante y el ñandú pedaleó y así siguieron viaje. El hombre se despertó y comenzó a gritar:- Auxilio! Socorro! Ladrones! Me robaron la bicicleta-. Pero el ñandú pedaleó con fuerza hasta perderse de vista.

Mientras caminaban hacia el mar vieron grandes carteles con sus caras impresas. -Mirá-Dijo el zorro. -Nos están dando la bienvenida-. -Qué alegría- respondió el ñandú-. Pero los carteles decían Buscados . Ladrones de bicicletas. Devoradores de gallinas.

Finalmente llegaron a la playa. Estaban felices de haber logrado con éxito su objetivo y corrieron a zambullirse en el mar. -Ah!!!!!!!!! Esto es vida!- Decía el ñandú… Al zorro una ola lo envolvió con toda su fuerza y después de revolcarlo unos metros lo arrojó a la playa totalmente mareado. El ñandú con sus largas patas sorteaba con elegancia las olas. Mejor me quedo tomando sol, pensó y se acomodó en un par de reposeras y una sombrilla. El ñandú sacudió el agua sus plumas y se sentó a su lado.

Abrieron una canasta conteniendo una vianda y comenzaron a engullir sándwiches, frutas y galletitas. Cuando tenían la boca llena, el dueño de las reposeras, la sombrilla y la vianda se acercó furioso viendo que le habían ocupado su lugar y se habían comido su almuerzo. -Se puede saber qué están haciendo? Preguntó furioso el hombre, mientras el nene lloraba y la mujer gritaba -¡Policia! ¡Llamen a la policía!- -Estamos de vacaciones- respondió el zorro. -Estas son mis cosas-. Dijo furioso el hombre. -Esta es una playa pública- respondió el ñandú. -Pública es la arena y el mar, no mis sándwiches-. ¡Fuera de aquí! ¡Atorrantes!

Se escucharon las sirenas de la policía, la gente comenzó a agolparse. Ante semejante revuelo decidieron escaparse a la carrera y los policías corrían detrás con redes para cazarlos pero se escondieron en una cueva entre las rocas.

A la noche cuando no quedaba nadie en la playa, volvieron para ver si encontraban algo para comer. El zorro estaba decepcionado. Las olas eran demasiado grandes. No le gustaban las almejas, ni el pescado. Las gaviotas volaban antes de que pudiera acercarse. No había ratoncitos de campo, ni pajaritos. El ñandú también estaba triste. No había pasto para comer, ni matorrales donde poder empollar sus grandes huevos. La experiencia de las vacaciones en el mar no fue lo que esperaban.

Cuando estaban distraídos dos redes cayeron sobre ellos. Los policías los condujeron al zoológico hasta que llegara una autoridad y decidiera que hacer con ellos. Al día siguiente llegó un juez que les explicó una por una todas sus fechorías: Devorar gallinas ajenas. Mentir, simulando ser un perro. Robar una bicicleta que no les pertenecía. Ocupar sombrillas y reposeras. Comerse el almuerzo de una familia. Escapar de la autoridad.

Y luego de retarlos les dio dos opciones. Una era volver al campo y nunca más volver o Quedarse para siempre en el zoológico. Ellos le pidieron perdón al juez, llorando arrepentidos. El juez se compadeció y decidió trasladarlos al campo bajo la promesa de que nunca más saldrían de allí.

Los dos amigos se abrazaron felices de poder volver junto a sus parientes y amigos.

Fin

Las Hormigas Aventureras

Tres hormigas amigas, Lala, Lola y Luli salieron del hormiguero para dar una vuelta por el campo porque era un hermoso día de sol.

En su recorrido encontraron unas huellas muy grandes. Como les gustaba la aventura decidieron seguirlas para ver adonde se dirigían. Caminaron muchas horas pero el afán por encontrar al dueño de esas pisadas las hizo continuar sin descanso.

Las huellas las llevaron hasta un lugar donde había un objeto en forma de huevo de gallina pero gigante.

¿Sería un huevo ? No. Jamás habían visto algo semejante ¿Qué monstruo podría salir de allí? ¿Quién habría puesto semejante huevo?

Luli, que era muy fantasiosa y le gustaba mirar los noticieros dijo: -Esto no es un huevo. Es un OVNI-.

Lola, que era muy miedosa y jamás había visto algo parecido se puso a temblar como una hoja y gritaba: -¿Un OVNI? ¿Qué es un OVNI?-

Luli, haciendo gala de sus conocimientos explicaba: -Es un objeto volador no identificado. Puede ser la nave de un marciano, un extraterrestre, un ser de otro planeta-.

Lala, que siempre fue estudiosa y analizaba cada tema cuidadosamente exclamó mientras se acercaba a tocarlo:-¡Esto no es un OVNI, es un huevo!-.

Lola, que continuaba temblando gritaba: ¡No me importa si es un OVNI o es un huevo! ¡Yo me voy para el hormiguero!!Y me voy Ya!-

Lala recordó que su abuela le había contado que existían unos pájaros muy grandes que se llamaban ñandúes, pero nunca había visto ninguno y no quería irse porque era muy curiosa y no quería perder la oportunidad de ver como eran.

De repente, el huevo comenzó a temblar y las hormigas se escondieron asustadas detrás de un trébol.

Se rompió la cáscara y asomó la cabeza un pichón gigante. El pichón se puso de pié con dificultad. Tenía ojos muy grandes y un cogote muy largo. También tenía patas muy largas y hermosas plumas.

El Pichón de Nandú rompe el huevo<br>Dibujo por Mirta Croxatto

El pichón miró a las tres hormigas y les dijo:- ¿Mamá?- Las hormigas se miraron unas a otras confundidas. El enorme pichón se acercó diciendo: -¡Mamá!-¡Mamá! Lala le dijo:- No somos tu mamá-

El pichón comenzó a llorar. Las lágrimas rodaban de sus enormes ojos tristes.

Lola siempre miedosa decía: -No te acerques que si nos pisa nos mata- Luli exclamó: -Hay que encontrar a la madre-

Lala, tomando la iniciativa, se acercó al pichón gigante y le dijo: -Buscaremos a tu mamá siguiendo sus pisadas-.

El pichón se alegró. Las tres hormigas treparon hasta su lomo emplumado y mirando las huellas le dijeron hacia adonde debía caminar.

Las hormigas trepan sobre el pichón<br>Dibujo por Mirta Croxatto

Atravesaron muchos pajonales y cada vez se alejaban más del hormiguero familiar. De pronto una liebre se asomó de una cueva. El Pichón gritó-¡Mamá!-

Lala acariciándole las plumas con cariño le dijo -¡No. Esa no es tu mamá!- El pichón parecía estar muy triste.

Las hormigas comenzaron a inquietarse. Las huellas se dirigían hacia un monte.

Lola temblaba. -¡Nos vamos a perder!- gritaba.

Lala la hizo callar. -!Calláte de una buena vez!-.Tenemos que encontrar a la madre.

De pronto, en la orilla de una laguna vieron a la mamá ñandú.

-¡Allí está tu mamá!- gritaron las tres hormigas entusiasmadas.

El pichón se lanzó a la carrera y las hormigas tuvieron que sujetarse fuertemente de sus plumas para no caerse.

Cuando la mamá ñandú vió a su hijo se abrazó fuertemente llorando emocionada. El pichón sonreía. Estaban felices.

Entonces la mamá agradecida con Lala, Lola y Luli, las invitó a subir a su lomo emplumado y junto a su hijo las llevó de vuelta a su hormiguero.

La colonia de hormigas salió a recibirlas ya que habían notado su larga ausencia y estaban preocupadas.

Ellas contaron su aventura, conocieron a esos pájaros enormes llamados ñandúes y todos festejaron el encuentro.

Fin

Ver también:
 

Suscríbete
¿Te agradó este sitio?
¿te resultó útil la información?
por favor comparte esta página en:

© Copyright 1999-2014 idoneos.com | Política de Privacidad | síguenos en: |